5 cosas sobre Tomás Saraceno

1) Arte, ciencia y arquitectura

La práctica artística de Tomás Saraceno se nutre de las artes visuales, la arquitectura, las ciencias naturales y las ciencias sociales. Sus esculturas flotantes e instalaciones interactivas promueven las conexiones entre la ecología social, mental y medioambiental.

Saraceno estudió arquitectura en la Universidad Nacional de Buenos Aires en la Argentina (1992-1999) y cursó estudios de posgrado en Arte y Arquitectura de la Escuela Superior de Bellas Artes de la Nación “Ernesto de la Cárcova”, Buenos Aires (2000), y en la Staatliche Hochschule für Bildende Künste – Städelschule, Frankfurt am Main (2003). En 2009, participó en el Programa Internacional de Estudios Espaciales del Center Ames de la NASA en Silicon Valley, CA, y recibió el prestigioso Premio Calder. Ese mismo año también presentó una importante instalación en la 52ª Bienal de Venecia como parte de la exhibición colectiva Fari Mondi // Making Worlds, curada por Daniel Birnbaum.

Saraceno 1

2) Viajes solares

En 2015, Saraceno logró el récord mundial para el primer vuelo más largo completamente impulsado por el sol.

Aerocene, el proyecto de sistema abierto de Saraceno, es una serie de esculturas movidas por el aire que permitirán descarbonizar la dependencia que la sociedad tiene con los combustibles fósiles, proponiendo viajes aerosolares alrededor del planeta. Las esculturas de Aerocene se valen de las energías termodinámicas del Sol y de la Tierra que flotan libremente por medio de corrientes en la estratósfera.

3) Ciudades nube

Saraceno lleva 10 años explorando la posibilidad de una futura existencia aérea como parte de su proyecto permanente Cloud Cities.

Basado en los impulsos utópicos de R. Buckminster Fuller, las exploraciones estructurales de artistas como Gyula Kosice y los universos ficcionales de Italo Calvino, busca darle forma a un período de tiempo, una época post-combustibles fósiles en un paisaje hecho de esferas interconectadas de prácticas y plataformas participativas abiertas de producción y distribución del conocimiento a partir de su investigación Aerocene.

Saraceno 2

4) Colección de telarañas

Como atrapar el universo en una telaraña nace a partir de la investigación de larga data de Saraceno sobre las telarañas expresando la idea del artista sobre el universo como un dominio expandido de interconexiones.

Durante la última década, Saraceno y su equipo fueron pioneros en el estudio de las telarañas de los arácnidos, para lo cual desarrollaron métodos innovadores que amplían los horizontes de la investigación científica, por ejemplo, a través de un sistema de láser capaz de reconstruir digitalmente redes tridimensionales complejas.

El Studio Tomás Saraceno, en la ciudad de Berlín, alberga la colección tridimensional de telarañas más grande del mundo, y regularmente Saraceno es convocado por y colabora con diversas universidades e institutos en la preservación, digitalización e investigación de las propiedades de la telaraña.

5) Saraceno en la NASA

In Orbit, la obra que Saraceno presentó en 2013 en el museo de Dusseldorf, consistía de gigantescos patios con formas de nubes suspendidas a 22 metros en el aire, que podían ser recorridos por el público hasta una escultura con forma de globo capaz de viajar sin quemar ni una gota de combustible fósil. Este proyecto lo llevó a participar de un programa en la Nasa.

"Me decían el señor de los globos. Intenté convencerlos de que se puede llegar al espacio sin quemar hidrocarburos". Además, junto con el Massachusetts Institute of Technology (MIT) desarrolló un software que predice cómo se pueden navegar las llamadas "autopistas de los vientos": una vez seleccionado el punto de destino se elige la altura, que ofrece diferentes direcciones y velocidades.

Fotografías: Studio Tomás Saraceno
Saraceno 3
Tipo de entrada
Blog